Guardia Consultores

INSIGHTS

En esta sección presentamos casos emblemáticos de buenas y malas prácticas en responsabilidad social y sostenibilidad

Disciplina operacional y Covid

 Por: Julio César Rodríguez

La clave en las empresas para prevenir accidentes y enfermedades ocupacionales es instituir la disciplina operacional a nivel individual y colectivo; es decir todos y cada uno de los integrantes de la organización “realizan cada actividad de la manera correcta, siempre”.
Con la aplicación de la disciplina operacional en forma continua, se logra reducir el nivel de riesgo, al disminuir la exposición y probabilidad de contagio, así como las consecuencias y gravedad de la afección ante la presencia del Covid19.
Asumimos que toda empresa socialmente responsable ha generado las políticas, procedimientos y modalidades de trabajo para prevenir el contagio de sus trabajadores. Algunas han aplicado el teletrabajo, eliminado la exposición en el ambiente laboral. Otras han limitado el número de empleados presentes en el sitio de trabajo, reduciendo la probabilidad de contagio y otras empresas, por su producción continua, mantienen a sus trabajadores asistiendo en forma permanente a los centros de trabajo.
Por supuesto que el nivel de riesgo en el ambiente laboral es mayor en esta última modalidad. La aplicación de la disciplina operacional ante estas circunstancias es crucial para mantener a los trabajadores libres de contagio del Covid19, así como también de cualquier accidente u otra enfermedad profesional.
Dentro de las políticas y procedimientos adoptados por cada empresa, debe enfatizarse la aplicación de la disciplina operacional. Para ello es necesario que cada trabajador sepa cómo realizar cada tarea correctamente, incluyendo las medidas implementadas para prevenir el contagio. De igual manera debe verificar que sus compañeros aplican las mismas medidas de prevención.
En segundo lugar, debe asumir el compromiso de realizar lo planificado. Asimismo, alertar sobre aquellos procedimientos que le parecen inseguros, asumir la responsabilidad personal por lo que realiza y mantener la concentración en la tarea que está realizando.
Por último, cada trabajador debe es estar consciente de la potencialidad de contagio y de lo grave de la situación y sus consecuencias. Para ello, debe tener en cuenta que la tarea puede desviarse de lo planeado, mantener una visión amplia de lo que ocurre a su alrededor, controlar su ambiente de trabajo y las tareas que realiza.