Guardia Consultores

INSIGHTS

En esta sección presentamos casos emblemáticos de buenas y malas prácticas en responsabilidad social y sostenibilidad

Empresa y comunidad

 Por: Evodio Sánchez

Después de analizar varias iniciativas de Responsabilidad Social que involucran una vinculación con la comunidad, identifiqué un patrón que inicia con la intención de la empresa por solucionar un problema, pero donde se carece de la comprensión y causas que lo originan, inclusive pueden ser externalidades (sociales, ambientales o económicas) de la misma empresa que lo alimenten.

Rara vez se hace una reflexión sobre cómo la ayuda ofrecida a la comunidad debería de mantener una relación con la misión, visión y valores de la empresa, porque el problema a solucionar probablemente requiere de un compromiso de largo plazo debido a que las causas son múltiples, por tanto, es poco factible solucionarlo en poco tiempo, además se involucran recursos escasos que pocas veces son bien aprovechados debido a que no existe una estrategia de vinculación con la comunidad.

Lo anterior resulta en la formación de objetivos encausados en mejorar la reputación de la compañía a través de una iniciativa de RS que intenta conectar con una comunidad para pretender resolver un problema, cuyo resultado sólo hará que se conozca la punta del iceberg del problema que se quiere solucionar. Esta cadena de errores viene a reflejarse en los indicadores utilizados para monitorear el desarrollo y resultados, cuya información se enfoca en la volumetría de los esfuerzos y en poco o nada sobre la mitigación del problema (social, ambiental o económico) a resolver.

Por ejemplo, una empresa puede pretender aumentar el empleo para una cierta comunidad a través de una serie de cursos especializados que capacitan a jóvenes en edad de trabajar. Para lo cual centra sus indicadores en: horas de capacitación, número de cursos, número de capacitados/participantes, número de empresas aliadas, asistencia/deserción de los participantes y número de graduados o certificados

El interés es lograr que los jóvenes capacitados puedan emplearse dentro de la organización o con un proveedor o cliente, con el fin de crear un beneficio mutuo, pero el indicador que demostraría el alcance del objetivo se omite debido a los pobres resultados, según los estudios del análisis en las iniciativas de vinculación en promedio el 5% de los participantes logra colocarse el primer año y el segundo año se muestra un disminución de hasta un 2%, por lo que es mejor mostrar a los grupos de interés resultados de volumetría que la solución real para resolver el problema.

Las iniciativas de vinculación son implementadas en su mayoría por empleados voluntarios que inician con entusiasmo y dedicación causando un sentido de pertenencia, pero después de los bajos resultados ocasiona el efecto contrario, ya que se desaniman por los pobres resultados y la empresa con los años entierra la iniciativa dejando en la mente de los grupos de interés la falta de capacidad para resolver el problema de la comunidad.